Por venta de bebidas alcohólicas a menores de edad clausuran el bar «22» las autoridades de Taxco

Por: Alejandro Gómez Sotelo.

A través de un operativo de supervisión para constatar el cumplimiento de la ley, así como las normas de seguridad y salud, inspectores de reglamentos y espectáculos públicos del municipio clausuraron el bar “22” debido a que en su interior se comprobó la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, aunado a la alteración del orden público y concentración masiva de personas sin respetar los protocolos sanitarios, dijo el director de esa dependencia, Héctor Carreño.

Explicó que durante el fin de semana personal a su cargo y efectivos de seguridad pública encabezaron un operativo sorpresa en diferentes bares y cantinas de la ciudad, con el objetivo de verificar que los propietarios de esos establecimientos tuvieran sus licencias de funcionamiento actualizadas, pero también que respetaran la indicación de no vender bebidas embriagantes a menores de edad, cerraran sus puertas en los horarios permitidos y regularan el volumen de música.

Mencionó que al ingresar al bar “22” para constatar el funcionamiento acorde a la legalidad, inspectores de reglamentos encontraron menores de edad consumiendo bebidas alcohólicas aún y cuando la normatividad prohíbe su venta a ese sector de la sociedad, por lo que se procedió a la colocación de sellos de clausura por infringir la ley, “vecinos y propietarios de negocios aledaños ya habían denunciado aglomeraciones y alteración del orden en ese lugar de manera constante”.

El funcionario municipal dijo que si bien el objetivo de ese dispositivo de inspección y verificación es garantizar la observancia de la ley en la materia, pero también se atiende la necesidad de vigilar que ningún asistente ingrese a ese tipo de establecimientos con objetos prohibidos con los que pudieran causar daño a otras personas o estupefacientes, en virtud de que su portación trae consigo severas consecuencias legales para la persona y el propietario del lugar.

Luego de colocar los sellos de clausura en el citado bar e impedir su funcionamiento por infringir la ley, agregó Héctor Carreño, el operativo se llevó a cabo en otros bares de la ciudad colonial para revisar la documentación vigente, constatar que no se comercialice alcohol a menores de edad y que los propietarios cierren sus puertas en los horarios establecidos en sus licencias de funcionamiento, además de que el volumen de la música no afecte a terceros.

Puntualizó que a la mayoría de propietarios de esos centros de diversión se les apercibió para que los decibeles de su música no se excedan de lo permitido y continúen cumpliendo con la ley en la materia, respecto a sus licencias de funcionamiento actualizadas, evitar la venta de bebidas embriagantes a adolescentes, cerrar sus negocios en los horarios acordados y respetar los protocolos sanitarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *